Saltar al contenido
Ventana Mágica

Esperanza Proaño la mensajera de los árboles

Esperanza Proaño

En el mundo existen personas con dones excepcionales que están más allá del raciocinio común, pueden conectarse con la energía de la naturaleza al punto de comprender sus mensajes, una de esas personas es Esperanza Proaño una mujer nacida en la ciudad de Palencia en España, artista plástico y carpintera con una sensibilidad especial por los árboles y la madera.


   

Esperanza Proaño y los árboles

Desde el día de su nacimiento hizo un particular vínculo con los árboles que la rodeaban y con el tiempo aprendió a comunicarse con ellos y a tallar sus mensajes en la madera. A continuación conoceremos la historia de esta interesante artista plástico.

La infancia de Esperanza Proaño transcurrió muy feliz en un bosque natural muy denso donde la naturaleza marcaba el ritmo de la vida, los recuerdos de esa niñez la acompañan siempre porque fue durante sus primeros años cuando comenzó a conectarse con la naturaleza.

Viendo a los árboles crecer descubrió el arte en la forma única de sus ramas, el vínculo con la naturaleza se convirtió en imprescindible, tocar a los árboles, sentirlos y abrazarlos una necesidad.

Esperanza Proaño

Desde el día de su nacimiento hizo un particular vínculo con los árboles que la rodeaban y con el tiempo aprendió a comunicarse con ellos y a tallar sus mensajes en la madera. A continuación conoceremos la historia de esta interesante artista plástico.

La infancia de Esperanza Proaño transcurrió muy feliz en un bosque natural muy denso donde la naturaleza marcaba el ritmo de la vida, los recuerdos de esa niñez la acompañan siempre porque fue durante sus primeros años cuando comenzó a conectarse con la naturaleza.

Viendo a los árboles crecer descubrió el arte en la forma única de sus ramas, el vínculo con la naturaleza se convirtió en imprescindible, tocar a los árboles, sentirlos y abrazarlos una necesidad.

Galería de las obras de Esperanza Proaño

Esperanza Proaño

Trabajando la madera ha encontrado libertad y expresión. Su sensibilidad y pasión está en observar la belleza de la creación, llenar de vida a un pedazo de árbol muerto y dejar en la madera un poco de su propia vida.

Esperanza Proaño

“No te puedes imaginar las sensaciones que siento cuando comienzo un trabajo frente a un trozo de árbol “muerto”. Mi necesidad es entonces traerlo de nuevo a la vida haciendo de él algo bello. Una rama en mis manos no muere ni pierde su belleza”.

“Necesito recuperar aquel porte y majestuosidad que el árbol tenía en vida y plasmarlo en una obra que le devuelva a la vida sin savia pero con sabor a arte. En cada pieza, en cada talla pretendo ahondar en su interior, abro oquedades buscando su esencia que termina descubriéndose unas formas que quitan la rigidez de la madera para convertirse en maleable. Yo no voy, la madera me lleva.” Esperanza Proaño