Saltar al contenido
Ventana Mágica

Mito el minotauro del laberinto

minotauro del laberinto

La leyenda del minotauro de Creta es un mito antiguo de la mitología griega que habla sobre como un valiente joven llamado Teseo logro salir con vida de un laberinto propiedad de un terrible monstruo al que llamaban el minotauro, a demás de ser una leyenda inspiradora también la historia del hermoso amor entre Teseo y Ariadna, ambos con inteligencia y astucia lograron escapar del minotauro del laberinto

La literatura antigua griega está compuesta por una infinidad de relatos que nos muestran como era la vida en aquel tiempo y la influencia que tenían los dioses sobre ellos. El cuento es una fracción del libro perteneciente a la leyenda del minotauro real creado por la mitología griega,  que cuenta quien fue Teseo y cómo mató al minotauro.

Para saber un poco más sobre la leyenda tenemos un resumen basado en la leyenda completa que debemos leer con atención para conocer su significado.

Mito el Minotauro del laberinto

En la antigua Grecia vivía un príncipe llamado Teseo, Egeo su padre rey de Atenas le había enseñado a ser un hombre gentil y valiente. Una mañana Teseo bajó hasta el puerto donde vio un grupo de personas llorando, con profunda pena, veían como siete caballeros y siete doncellas atados con cadenas abordaban por la fuerza una barca de velas negras.

Teseo preguntó a un marinero qué estaba sucediendo, a lo que este respondió que era las familias de las catorce ofrendas a ser sacrificadas. Los caballeros y las doncellas serán enviados a Creta y ofrecidos como alimento al Minotauro, un terrible monstruo que vive en un laberinto.

Teseo había oído historias sobre el Minotauro del laberinto, según decían era un horrendo gigante con cabeza de toro, grandes cuernos y dientes enormes que habitaba en un laberinto bajo el palacio de Creta, de tan numerosos pasadizos que nadie aún había encontrado la salida, el monstruo era amo y señor del lugar donde devoraba salvajemente cualquier ser humano que osara entrar a su laberinto.

Minotauro del laberinto

El príncipe fue donde su padre para pedir explicaciones sobre el envío de inocentes atenienses a tan cruel destino, el rey contó que hace mucho tiempo hubo una guerra entre Creta y Atenas donde resultó derrotada Atenas y desde entonces acordaron enviar un tributo a Creta cada siete años para mantener la paz, el tributo exigido por los cretenses era el sacrificio humano de siete doncellas y siete caballeros para alimentar a su insaciable monstruo con sangre enemiga, el incumplimiento de este acuerdo repercutiría en un nuevo decreto de guerra. Teseo preguntó también si alguien había intentado dar muerte al Minotauro del laberinto, pero su padre contestó que nadie había salido con vida de ese lugar.

Teseo corrió de prisa al puerto y se embarcó en la nave de velas negras junto a los catorce tributos rumbo a Creta, antes de levantar el ancla gritó a todos los presentes en el puerto – ¡no lloren! Yo iré a acabar con el Minotauro. El barco zarpó y después de muchos días de navegar llegó a puerto cretense, era la primera vez que Teseo llegaba a esa isla, la encontró hermosa y luminosa, en lo alto de un risco estaba el majestuoso palacio de rey Minos, estaba construido con mármol, decorado con oro y plata con esculturas de toros y delfines.

minotauro del laberinto

Los jóvenes atenienses fueron llevados ante el rey Minos que se hallaba en su trono dorado del gran salón, exaltado preguntó por qué había quince tributos si él esperaba catorce. Teseo se puso frente a él y dijo – soy el príncipe Teseo, hijo del rey Egeo vine a dar muerte al Minotauro y poner fin a esta cruel deuda. El rey sonrió incrédulo y lo retó a entrar primero al laberinto, el día siguiente al amanecer. Junto a su padre estaba la hermosa princesa de Creta llamada Ariadna, maravillada por la valentía de Teseo en ese momento se enamoró de él.

Ariadna esa noche fue a la habitación de Teseo, con la idea de ayudarlo a escapar del laberinto le entregó una espada y un carrete de hilo para tejer, sus instrucciones fueron esconderlos debajo de su túnica, atar el hilo a la puerta, desenrollarlo a su paso por los oscuros pasillos del laberinto y matar al Minotauro con la espada. Este gesto de piedad hizo que Teseo se enamorara de la princesa y prometió llevarla con él a Atenas a su salida del laberinto.

minotauro del laberinto

Al primer albor del día los soldados del rey llevaron a Teseo hasta el laberinto, al cerrarse la puerta tras él quedó envuelto en una espesa oscuridad, sacó el carrete de hilo, ató un cabo a la puerta y avanzó entre los altos muros desenvolviendo el hilo en su andar, la luz que se filtraba desde el palacio dejaba ver una montaña de calaveras y huesos humanos esparcidos por el lugar, acompañados por olor a muerte y putrefacción. A lo lejos escuchó el terrible rugido de una bestia que hacía vibrar los muros, lo sentía respirar muy fuertemente como buscando olores en el aire, daba pasos muy grandes y el rugido se hacía cada vez más cercano.

Teseo caminaba muy despacio y sigiloso pero inesperadamente el monstruo saltó sobre él rugiendo muy fuerte en su cara, el joven rodó sobre el piso y se apartó de él, subió a una roca y la bestia volvió a saltar sobre su cuerpo, solo que esta vez Teseo tenía la espada en guardia y se la enterró profundo en el corazón, el Minotauro del laberinto cayó al suelo, oportunidad aprovechada por Teseo para sostenerlo por los cuernos y cortarle la cabeza.

minotauro del laberinto

En la oscuridad buscó el carrete de hilo en el suelo y siguió su rastro a través de los tenebrosos pasadizos del laberinto hasta que llegó a la puerta por donde había entrado, tras ella se encontraba Ariadna que al verlo cubierto de sangre se abalanzó a sus brazos en un apasionado abrazo, rápidamente fueron hasta el puerto sin levantar sospechas de los guardias, en el barco le estaban esperando los siete caballeros y las siete doncellas atenienses para emprender el viaje de vuelta a su cuidad, al llegar sanos y salvos a puerto seguro Teseo y Ariadna se casaron.

Esta fue la narración de la leyenda del minotauro del laberinto 

Minotauro

“La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.” Lucio Anneo Séneca.