Saltar al contenido
Ventana Mágica

La leyenda de Rómulo y Remo fundadores de Roma

La mitología griega es parte de una densa cultura antigua cuya religión estaba poblada de muchos dioses con determinados poderes en el mundo y con una historia particular, durante miles de años antes de los tiempos bíblicos los relatos de los dioses y sus actividades fueron trasmitidas por los narradores, Las esculturas los perpetuaron en el tiempo y las obras literarias la Ilíada y la Odisea trajeron a nuestro tiempo esas historias. En esta oportunidad narraré la famosa leyenda que dio origen a la fundación del imperio Romano, La leyenda de Rómulo y Remo.

Este mito es uno de lo que más basamento histórico real tiene porque el libro cuanta como realmente se formaron las bases de Roma, la leyenda de dos niños criados por una loba guarda un gran verdad, si bien no es posible que una loba amamante a dos niños si es cierta la historia sobre la fundación de Roma como de establecieron sus limites entre las colinas y el primer senado que apareció en la historia.

La leyenda de Rómulo y Remo

Recordamos a Eneas como uno de los más valientes héroes de la guerra de Troya desencadenada por el rapto de Helena, tuvo dos hijos llamados Ascanio y Silvio, el de mayor edad Ascanio fundó la Ciudad Alba Longa y su descendencia reinó por muchos años.

Numitor último rey legítimo de esta antigua ciudad tenía varios hijos, su hermano Amulio lo derrocó despojándolo de su trono y para que los herederos no lo reclamaran mató a todos sus sobrinos varones, dejando con vida a la única hija mujer del rey Numitor llamada Rea Silvia.

Amulio resolvió enviar a Rea Silvia al templo de la diosa Vesta para convertirse en sacerdotisa, con esto garantizaría el fin de la decencia su hermano, pues para consagrarse debía mantenerse pura y casta, la mujer que no cumpliera con este precepto podía ser enterrada viva. Un día estando en el bosque sagrado pasó Marte el dios de la guerra, al verla tan sublimemente hermosa se enamoró de ella y la dejó embarazada de gemelos.

Rómulo y Remo

 

Cuando Amulio se enteró ordenó arrojar a Rea Silvia al río Tíber, los gemelos fueron colocados en una canasta y arrastrados por la corriente, el dios del río al ver lo ocurrido tuvo piedad de Rea, se casó con ella y le concedió la inmortalidad. La canasta con los dos pequeños se deslizó sobre el río y como este estaba muy crecido en lugar de llegar al mar quedó atascada en la orilla.

Una loba llamada Luperca se acercó al río a beber agua, encontró la cesta, rescató a los niños y los amamantó en su guarida del Monte Palatino, los niños crecieron junto a la loba sanos y fuertes, un pastor llamado Fáustulo y su esposa Laurencia, los encontraron, como ellos no tenían hijos los criaron con mucho amor y les pusieron por nombre Rómulo y Remo.

Los niños eran bellos, sanos y vigorosos pero inquietos, ayudaban a sus padres al cuidado de los rebaños pero pronto se aburrían. Buscando aventuras deciden robar a unos ladrones su motín, otros jóvenes se aliaron a ellos y formaron una banda.

Los ladrones estaban molestos por la banda de los gemelos, un día en una fiesta dedicada al dios Pan los atacaron por sorpresa, tomando a Remo como prisionero lo llevaron ante Amulio culpándolo de saquear las tierras de Numitor. Ahora que Amulio era el soberano rey poco le importaban las tierras de su hermano, respondió – Si los saqueos ocurren en tierras de Numitor que los castigue él.

Imágenes de Rómulo y Remo de bebes 

Rómulo y Remo

Numitor lejos de molestarse pensó que esos gemelos ladrones podían ser los hijos de Rea Silvia, ya que la edad coincidía con la de los nietos desaparecidos, para poder despejar sus dudas solicitó interrogarlo a solas, pronto llegaron Rómulo y Fáustulo a prestarle ayuda de Remo.

Juntos relataron la historia de sus vidas, así Numitor los reconoció como sus nietos y los acogió con alegría. Rómulo y Remo al saber que todas las desgracias de su vida se debían al tirano Amulio decidieron que su abuelo debía recuperar el trono que le pertenecía, pronto formaron un pequeño ejército con el que atacaron por sorpresa el palacio de Amulio y lo mataron sin darle oportunidad de defenderse.

Los gemelos se quedaron largo tiempo con su abuelo, luego decidieron fundar una nueva ciudad en el lugar donde fueron encontrados por la loba, estaban indecisos sobre el lugar exacto y también sobre cuál de los dos debería ser el monarca, ya que consideraban que ambos valían por igual, Numitor les aconsejó estar atentos de los presagios.

Remo vio seis buitres volar sobre el Monte Aventino e interpretó esto como la señal del lugar indicado, pero Rómulo vio doce buitres volar sobre la cima del Monte Palatino, por lo que esta colina debía ser el lugar indicado para la fundación de la nueva ciudad y él sería el monarca.

Imágenes de Rómulo y Remo luchando

Rómulo y Remo

En ese momento Rómulo rápidamente trazó los límites de la ciudad y comenzó a construir una muralla a su alrededor, Remo despechado por no haber sido el elegido se emborrachó y comenzó a mofarse de Rómulo riéndose de él, dijo que podía saltar su muralla y así lo hizo. Iracundo Rómulo tomó una espada y tras una lucha mató a Remo, luego de esto gritó – ¡esto mismo ocurrirá a cualquiera que se atreva a saltar los muros de mi ciudad!

Rómulo no estaba orgulloso de lo que hizo, la culpa de haber matado a su gemelo lo llevó querer quitarse la vida, al saber que ya no había nada que hacer al respecto sepultó a su hermano en el Monte Aventino con todos los honores, más tarde tomó posesión de su nueva ciudad y en honor a su hermano la llamó Roma, el año de su fundación fue el 753 a. C.

Rómulo y Remo

Se proclamó rey, con 100 miembros creó el senado, dividió a la población en 30 congregaciones, la población era principalmente masculina y carecían de mujeres, Rómulo decidió raptar a mujeres de las tribus vecinas, los raptos terminaron amistosamente, junto al rey vecino Tito Tacio compartió el primer reinado de Roma, tras la muerte de Tito reinó Rómulo en solitario durante 33 años, Roma se extendió y creció tanto que le concedieron el título de padre de la patria.

Cuando llegó su hora final Marte le pidió a Júpiter un lugar entre los dioses y como Rómulo había construido en Roma hermosos templos en honor a Júpiter este accedió. Según cuenta la leyenda un día en el que Rómulo estaba en el Monte Palatino Marte descendió del cielo en su carreta con alas y se lo llevó volando, Júpiter en ese momento se desencadenó una fuerte tormenta cuyos truenos y rayos hicieron temblar a los presentes.

Rómulo había mandado construir un templo en el Monte Quirinal en su memoria y cuando ascendió a los cielos le dieron el nombre de dios Quirino, así logro su lugar entre los dioses, pero extrañaba a su esposa Hersilia, pidió para ella el don de la inmortalidad los dioses concedieron su deseo y Hersilia se convirtió en la diosa Hora.

Este fue el resumen de la historia sobre el origen mitológico del Imperio Romano.

Rómulo y Remo