Saltar al contenido
Ventana Mágica

Parque zoológico los Chorros de Milla

Saludos compañeros de bienvenidos a la continuación de la narración de mi primer viaje a la ciudad andina venezolana Mérida, lo primero que visite en la localidad fue el mercado principal, donde realicé algunas compras de artesanías y almorcé en un restaurant de comida típica merideña, luego de este agradable encuentro con la cuidad nos dirigimos a pasar la tarde en el Parque zoológico los Chorros de Milla, ubicado al noreste en una zona montañosa con un clima de selva húmeda y temperatura promedio de 18º grados.

El boleto es bastante económico y permite disfrutar de 10 hectáreas de bosques, ríos, cascadas y cabañas para pícnic, además podemos apreciar la fauna silvestre en cautiverio que hay en el lugar, tienen una gran variedad de aves como loros, guacamayas, tucanes, pavos y el imponente Cóndor de los Andes. Algunos de los felinos que pude ver fueron cunaguaros, tigres y gatos monteses, varias especies de monos y los animales que más me gustaron fueron los osos frontinos nativos de los Andes venezolanos y que en la actualidad se encuentra catalogado como Peligro de Extinción como consecuencia de su cacería ilegal.

El parque posee unas hermosas cascadas alimentadas por Río Milla, razón por la cual este zoológico toma su nombre, asimismo una leyenda indígena gira entorno a este a los orígenes de este río. Se cuenta que un cacique de nombre Murachí murió defendiendo su tribu en batalla contra los conquistadores españoles, de las lágrimas de su amada, la princesa Tibisay se crearon las aguas del río por esta razón la cascada principal tiene el nombre dela princesa de esta leyenda, la cascada Tibisay.

Estatua de la india Tibisay ubicada en la entrada del parque.